Todos sabéis lo importante que es para mi, el uso del color y las emociones en el interioriorismo, por lo que he querido ampliar esta visión desde la energía y por ende, el Feng shui. De la mano de una profesional en ésta especialidad; Amparo galán Cardona.

Todo es frecuencia vibratoria, cada una de las cosas que nos rodea tiene una textura, un color o material que vibra diferente, con una longitud de onda que determina su frecuencia y por tanto su  nivel de vibración. Esto hace que lo que nos rodea en nuestro hogar nos influya de una forma u otra.

Armonía con feng shui. Importancia del color para crear armonía.
Armonía con feng shui. Importancia del color para crear armonía.

Para entenderlo mejor, a cada ser vivo le hacen falta determinadas características, para desarrollarse en su mejor versión y la naturaleza le provee de ello. Los seres humanos, hemos construido nuestras viviendas sin escuchar nuestra intuición ni la sabiduría y experiencia ancestral que conoce los secretos de como vivir en armonía con nuestro entorno, respetando los ciclos naturales de la Madre Tierra y por lo tanto, respetándonos a nosotros mismos.

Es por eso, que el Feng Shui debe ser estudiado y difundido por los profesionales del hogar actuales, para crear bienestar y salud en nuestras vidas y conseguir ser más conscientes y coherentes con lo que se nos ha dado, la vida.

Existen varios niveles o capas en los que podemos trabajar el Feng Shui:

El Feng Shui tradicional o Clásico, atiende estas diferentes capas, que van desde el Feng Shui de la Forma, hasta el de las Estrellas Voladoras, pasando por el Feng Shui del Tiempo, de la Brújula o direcciones, sin olvidarnos del Feng Shui Sensitivo o Radiestesia.

Ejemplo de estudio sobre las redes telúricas en una habitación.

Los grandes maestros ancestrales ya utilizaban todas estas técnicas, sin olvidarse de ninguna, para encontrar el  mejor lugar y diseñar el hogar más favorable para cada persona.

Hoy en día nos encontramos limitados en algunos aspectos, al no poder escoger un cambio de vivienda, o no poder decidir cual es la mejor dirección para nuestra entrada o nuestra fachada principal, pero si podemos actuar a otro nivel, desde dentro de casa.

 

Pero ¿cómo cambiar la tendencia energética de una habitación o salón sin poder moverla del lugar en el que está o cambiar los materiales de los que está construido? La respuesta es el color. 

EL USO DEL COLOR EN EL FENG SHUI

Si se toma a los colores como Ondas, cada color tiene una longitud diferente, la longitud de onda es más larga entre más se acerquen al rojo y más corta entre se esté cerca del Violeta.

Longitud de ondas por colores

La forma más contundente y efectiva para mejorar la “necesidad energética” de determinada zona de la casa es pintar las paredes según indique nuestro Estudio de Feng Shui Clásico.

Vayamos más allá, seamos más explícitas, una vivienda tiene una carta natal determinada por su fecha de construcción o reforma y su orientación. Al igual que nosotros en astrología: nuestro carácter y línea de vida queda definida en el momento de nacimiento según la posición de las estrellas, el lugar en que nacimos, el día y la hora. También las estrellas definen las características energéticas de una vivienda.

¿Conoces algún local comercial que, a pesar de cambiar de negocio o de propietario, sigue generando quiebras a estos?

Esta carta natal nos cuenta si esa familia va a tener problemas de salud, económicos o de pareja, por ejemplo, y con el color podemos cambiar esto. Así de fácil y de complicado.

Hay que conseguir que, la persona que vive allí se encuentre realmente a gusto con ese color, otro factor a sumar muy importante, ya que para que el cambio realizado tenga el efecto que necesitamos, lo primero es poner intención y que la persona vibre en positivo, acompañando el cambio y creyendo en él. 

Dicho todo esto, y a modo informativo, relaciono a continuación los cinco elementos con los que el Feng Shui trabaja para definir las características de cada energía:

FUEGO:  Gamas asociadas al rojo, que van desde el rosa al caldera, es la energía más Yang, pone de manifiesto la necesidad de cambio y la claridad para poder actuar. Está relacionada con la autoestima.

TIERRA: Todas las tonalidades de tonos terrosos y amarillos, aquí se engloban también los arenas, anaranjados, camel, marrones, etc.. La energía Tierra nos aporta estabilidad, centramiento y ecuanimidad para tomar las mejores decisiones.

METAL: El blanco, grises y tonos metalizados. El Metal queda asociado a nuestra creatividad y conocimiento profundo de lo que queremos en cada momento de nuestra vida.

AGUA: El negro y toda la gama de azules. Esta es la energía más Yin, nuestro mundo interno, de sentimientos y emociones no expresadas, es donde residen nuestros miedos, y ala vez, nuestra fuerza.

MADERA: Por supuesto, los verdes. La Madera simboliza nuestra acción y empuje a la hora de actuar, la capacidad de hacer y esforzarse para conseguir “florecer”.

Pero ojo, no podemos permitirnos usar los colores en grandes superficies sin consultar un profesional de Feng Shui Clásico, ya que, como has visto, puedes pintar en un tono pensando que es bueno para ti, y sin embargo, potencias una energía desfavorable o pesada para ti. Por eso, a veces, es mejor, optar por los colores en detalles antes que utilizarlos sin tener el conocimiento completo o según las indicaciones de un consultor de Feng Shui que solo se basa en la Forma

Amparo Galán Cardona

Interiorista especializada en Feng Shui Clásico.

error

¿Quieres saber más de EcoDecó?

error: Content is protected !!